Ayuntamiento de Murcia
www.murcia.es
Red Municipal de Bibliotecas de la Región de Murcia
Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...



Acceder como Lector:

Contraseña:



Si todavía no eres usuario y deseas iniciar una "conversación" o intervenir en ella, date de alta aquí.


Enlaces relacionados

Rincón del lector

 RSS

LIBROS

Título: «Muerte entre líneas»

Autor: Donna Leon (1942-)

Manuzio - 04 / ene / 2015

«Muerte entre líneas», de Donna Leon (Seix Barral, 2014) es el título número veintitrés [i.e. veinticuatro] de la serie de novelas policíacas protagonizadas por Guido Brunetti, comisario de la prefectura de Venecia, una historia que se sumerge en los oscuros rincones del mercado negro de los libros antiguos y con la que volverán a disfrutar los seguidores de Brunetti y todos los aficionados al género que se acerquen por primera vez a la serie.

La autora toma como inspiración un hecho real, uno de los mayores escándalos del mundo literario, el robo de miles de libros antiguos de la biblioteca napolitana de Girolamini. Con el ritmo pausado característico, la trama se va desenvolviendo dentro de la cotidianidad de la vida de Brunetti, el misterio que envuelve el caso y el ambiente literario en el que se desarrolla la trama.

Brunetti recibe la llamada de la directora de una biblioteca veneciana en la que se han llevado varios libros antiguos y páginas sueltas de ejemplares valiosos. Las sospechas recaen sobre un enigmático catedrático de la Universidad de Kansas que consultó varios de esos volúmenes mientras realizaba una investigación.

El comisario desconoce cómo funciona el mundo del mercado de los libros y cree que el caso debería llevarlo el departamento de Robos de Arte, pero finalmente se sumergirá en una investigación en la que recordará sus tiempos de estudiante universitario y pondrá a prueba su instinto y su formación cultural.

Varios serán los sospechosos, además del académico, también un ex sacerdote lector apasionado de los Padres de la Iglesia y la condesa Morosini-Albani una mujer conocida de la familia de la mujer de Brunetti y que, para sorpresa de este, se revela como la principal benefactora y mecenas de la biblioteca. El caso dará un giro enigmático y siniestro cuando descubran que uno de los sospechosos no existe y se produzca un asesinato, mientras todos esperan con temor y expectación la reacción de la caprichosa condesa y de la prensa.

El caso nos sumerge en una realidad que está asolando el fondo cultural europeo, la explosión de robos de obras de arte, manuscritos y libros en hogares, iglesias, bibliotecas y museos de todo el continente, mientras que el protagonista tiene que lidiar también con sus problemas domésticos y su falta de idealismo perdido a fuerza de golpes y decepciones y que le ha llevado a que su aspiración sea realizar su trabajo, regresar a casa con su familia y dedicarse a la lectura de los clásicos (fuente: http://goo.gl/f5f5iO).

Transcribo la entrevista a la autora en http://goo.gl/i36lyD (en ABC, qué le vamos a hacer).

«Vuelve el comisario Guido Brunetti y lo hace para sumergirse en un caso tan real como la vida misma. Donna Leon (Nueva Jersey, 1942) se ha inspirado en el robo de miles de libros antiguos de la biblioteca napolitana de Girolamini, ocurrido entre 2011 y 2012, para escribir “Muerte entre líneas”, novela que Seix Barral publicará en marzo» [de 2014] «en España».

»La escritora se adentra por primera vez en el mundo de los libros y lo hace con una intriga policiaca inspirada en este caso real, que llevará a Brunetti de Venecia a Nápoles para investigar a un director de biblioteca que roba y vende ilegalmente valiosos manuscritos y códices.

»ABC ha hablado con la gran dama de la novela negra sobre por qué decidió trasladar a la ficción el “saqueo” de Girolamini (el escándalo libresco más importante desde el robo que en el siglo XIX llevó a cabo el Conde Guglielmo Libri), su principal protagonista, Marino Massimo De Caro, el patrimonio cultural europeo y el valor de los libros antiguos.

»—¿Por qué decidió escribir sobre el robo en la Biblioteca Girolamini?

»—El saqueo de la Biblioteca Girolamini es un crimen miserable, ya que supone la sustracción de una parte importante del patrimonio de Italia, un país que tanto ha contribuido a la cultura occidental, y su venta al mejor postor. Eso es vandalismo; me da igual que los vándalos lleven sombreros con cuernos o trajes de Brioni. Encontré el caso interesante por la forma en que los ladrones escupieron sobre su propia cultura y por la pretensión intelectual y cultural de las personas que compraron los libros. Un ladrón es un ladrón, no importa lo bien vestido que vaya.

»—¿Qué le parece la comparación que ha hecho la Fiscalía entre el hurto en Nápoles y la destrucción de Dresde durante la Segunda Guerra Mundial?

»—Las visiones que los fiscales italianos tienen de la historia y la importancia de los acontecimientos históricos son bienvenidas, pero creo que es necesario señalar algunas diferencias entre el robo en la Biblioteca Girolamini y el bombardeo de Dresde. El robo en la biblioteca de Girolamini es un horrible acto de vandalismo cultural que supuso la sustracción de, al menos 4.000 libros antiguos, que fueron presuntamente vendidos a diferentes personas de todo el mundo que ahora los poseen. Según mi conocimiento, ninguna de esas obras ha sido destruida. El bombardeo de Dresde destruyó una de las ciudades más bellas de Europa y provocó la muerte de 135 000 personas. Un piloto de la RAF llegó a asegurar que, desde su posición a 500 kilómetros de distancia, podía ver las llamas. Si Florencia hubiera sido destruida y 135 000 personas hubieran resultado muertas, ¿harían los fiscales la misma comparación?

»—¿Cómo lidia Brunetti con un personaje como Massimo De Caro?

»—Me imagino que Brunetti encuentra desagradable su comportamiento, así como el de las personas que consideraron que Massimo De Caro era la persona adecuada para ese trabajo y le nombraron.

»—¿Qué vamos a descubrir sobre el mercado de los libros antiguos en “Muerte entre líneas”?

»—Espero que la gente pueda hacerse una idea de las diferentes razones que llevan a la gente a valorar y adorar los libros antiguos. ¿Son simplemente depositarios de dinero, buenas inversiones en momentos en que la vida es incierta? ¿Son objetos bonitos que se muestran a la gente para demostrar lo culto que es el dueño? ¿Son objetos que deben ser venerados por su importancia estética y cultural, su belleza? ¿Son meras copias de los textos importantes?

»—Además de Massimo De Caro han sido imputadas otras trece personas, incluyendo un sacerdote.

»—Gran parte de este crimen demuestra una planificación cuidadosa. Después de todo, cuando se roba algo, se tiene que encontrar la manera de venderlo. Así que tendría que haber una red de personas involucradas para poder vender los libros en todo el mundo.

»—La investigación se inició cuando un historiador denunció en un periódico el caos de la biblioteca. ¿Se imagina lo que habría pasado si ese artículo no se hubiera publicado?

»—Creo que no hace falta mucha imaginación para sospechar que el hurto habría continuado hasta que no quedaron más libros en la biblioteca.»

Ineludibles e imprescindibles alusiones a mi admirado Aldo Manucio (http://www.tiposconcaracter.es/aldo-manuzio/):

• Pág. 45.- «Al cabo de un momento añadió, casi en un susurro:
»—Su familia fue el primer mecenas de Manucio.»

• Pág. 136.- «—Allí encontrarás el edificio donde estaba la imprenta de Manucio; no hace falta que te diga que es la más importante de la historia del mundo occidental.
»”En la fachada del edificio hay dos placas: una anuncia que allí estaba la imprenta Aldina “que devolvió el esplendor de la literatura griega a la gente civilizada”. La Escuela de Literatura Griega la instaló allí. La de Padua. A pie de calle, a mano derecha, hay un local abandonado, y a la izquierda, una tienda que vende basura para turistas. El día que encontré aquel sitio, pregunté en cuatro tiendas cercanas, pero nadie sabía quién era Aldo Manucio.»

• Pág. 197.- «La mera visión de los versos impresos en cursiva le provocó un pequeño vuelca al corazón. La primera vez que vio aquel texto fue más de veinte años atrás, durante la primera y tensa visita a casa de los padres de Paola, en la que el “conte” le enseñó al torpe estudiante universitario de familia humilde que había sido invitado a comer al Palazzo Falier alguno de los libros de su biblioteca. Volvió atrás hasta la portada y su memoria se vio ratificada: el “Virgilio” de Manucio. Leyó la fecha: 1501.»

• Págs. 198-199.- «Doce de ellos eran de la Merula. En uno de los que no provenían de allí, Brunetti encontró la conocida insignia del delfín y el ancla del Manucio, y consiguió descifrar las letras griegas que deletreaban el nombre de Sófocles y la fecha: 1502.»

• Pág. 224.- «¿Su qué? —preguntó ella nerviosa.
»Su copia del libro de Sófocles. Es un Manucio de 1502. Estoy seguro de que se sentirá aliviado.»

+INFO:
• Web oficial de la autora: http://www.donnaleon.es/

--
Leon, Donna (1942-). Muerte entre líneas : [los libros conducen algunas veces a la sabiduría, otras a la locura] / Donna Leon; traducción del inglés por Maia Figueroa Evans. — 1ª ed. — Barcelona : Seix Barral, 2014. — 284 p. ; 23 cm. — (Biblioteca Formentor). — Tít. orig.: By Its Cover. — D.L. B 1786-2014. — ISBN 978-84-322-2252-8

I. Figueroa Evans, Maia, trad. II. Título. III. Ser: Biblioteca Formentor (Seix Barral). 1. Novelas policíacas. 2. Novelas de intriga y misterio.

821.111(73)-312.4"19"
Comentarios: 0 Valoración de : 5,0 Visitas: 1228 Valoración media: 5,0 Último comentario: hace 2 año(s) y 324 día(s)


Tu comentario

Tienes que estar registrado para poder dejar un comentario y haber accedido como lector.

 

Subir

RMBM. PrivacidadVentana emergente Aviso LegalVentana emergente Accesibilidad
© Ayuntamiento de Murcia, 2001- . Glorieta de España. s/n - 30004 Murcia-España. Tel.: 968 358 600