Ayuntamiento de Murcia
www.murcia.es
Red Municipal de Bibliotecas de la Región de Murcia
Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...



Acceder como Lector:

Contraseña:



Si todavía no eres usuario y deseas iniciar una "conversación" o intervenir en ella, date de alta aquí.


Enlaces relacionados

Rincón del lector

 RSS

LIBROS

Título: «Signatura 400»

Autor: Sophie Divry (1980?-)

Manuzio - 18 / jul / 2011

Un novela, realmente un entretenido monólogo, con las tribulaciones («divertimento» lo llama Sophie Divry) de una bibliotecaria de la que no conoceremos el nombre. Así arranca y nos da una idea de los derroteros en que se mueve el argumento:

«Despierte, ¿qué hace ahí tumbado? La biblioteca no abre hasta dentro de dos horas, no debería estar aquí. Esto es el colmo: ahora encierran a los lectores en mi sótano. ¡Lo que no me hayan hecho en esta casa! No hace falta gritar, no es culpa mía, oiga… Pero yo le conozco, usted es uno de los habituales. Como se pasa aquí todo el santo día, alguna anoche tenía que quedarse. No, no se marche, ya que está aquí, écheme una mano. Busco un libro para los de arriba, “El existencialismo es un humanismo”, esa historia de Sartre; se les ha perdido aquí abajo, búsquelo en las estanterías, gracias. ¿Cómo? ¿No me reconoce? Pues trabajo todos los días en esta sala. Por lo visto, paso totalmente inadvertida. Nadie me ve, ése es mi problema. Incluso en la calle, cuando me empujan, me dicen “Uy, perdone, no la había visto”. La mujer invisible, soy la mujer invisible, la responsable de la sección de geografía. Pues claro, ahora cae en la cuenta, naturalmente. Ah, ése es, muchas gracias, qué rápido. “El existencialismo es un humanismo” no pinta nada en mi sótano, aquí no tenemos nada que ver con la filosofía. Eso es cosa de los intelectuales de la planta baja. Voy a devolvérselo, se pondrán contentos, pues anda que no hace tiempo que lo están buscando. Ya ve lo útil que me resulta usted. De todos modos no tengo permitido abrirle la puerta, habría que llamar al servicio de seguridad y resultaría demasiado peligroso. Pues claro que es peligroso, sería lo nunca visto, algo inaudito. Nunca hay que llamar la atención en una biblioteca. Llamar la tención ya es molestar. Se va a quedar conmigo mientras preparo la sala de lectura. Todavía me quedan libros por clasificar. Ya que es usted tan eficiente, sáqueme todos los libros de geografía que los lectores han colado en la sección de historia. Venga, y no se queje: clasificar, colocar, no molestar, ésa es toda mi vida, ya ve. Meter libros en las estanterías y sacarlos, el cuento de nunca acabar. No parece divertido, ¿eh? Pero es lo que hay. Porque, para colocar un libro, ni siquiera necesito mirar el nombre del autor. Me basta con leer los números apuntados aquí, en la etiqueta pegada en el lomo, e intercalarlos a continuación de los que tienen la misma signatura. Eso es todo. Y llevo veinticinco años en este oficio, veinticinco años con el mismo principio inmutable» (págs. 15-17).

Un texto crítico con la profesión bibliotecaria, con los hábitos culturales y lectores de hoy, con los clásicos. Es una mujer angustiada y fracasada que Sophie Divry convierte es una excelente narradora

«Que la entrada a la biblioteca sea menos intimidatoria. Aliar placer y cultura para que la cultura sea un placer y blablablá. Pero todo es una farsa, un embuste, una manipulación. La cultura no es un placer. La cultura es un esfuerzo permanente del ser para escapar de su vil condición de primate subcivilizado. Pero mire, si solo sacan deuvedés, solo deuvedés. ¿Acaso desean aprender aunque sea un cachito de verdad sobre el mundo? No, solo vienen a divertirse, a distraerse, y esos zombis ni siquiera se quitan los auriculares. Me enseñan el carné de lector en el mostrador de préstamo como enseñarían la tarjeta de crédito a la cajera del supermercado» págs. 65-66).

Para acabar. La edición de Blackie Books es bonita: en cartoné, un papel agradable, unos tipos adecuados… Se podría mejorar si los cuadernillos estuvieran cosidos y no solo pegados.

--
Divry, Sophie (1980?- ). Signatura 400 / Sophie Divry ; traducción de María Enguix Tercero. -- [1ª ed.]. -- Barcelona : Blackie Books, 2011. -- 106 p., [1 h.] ; 22 cm. -- (Blockie Books ; 20). -- Tít. orig.: La cote 400. -- ISBN 978-84-938745-4-4

I. Enguix Tercero, María, trad. II. Título. III. Serie.

821.133.1-31"20"
Comentarios: 3 Valoración de : 4,0 Visitas: 3284 Valoración media: 4,0 Último comentario: hace 8 año(s) y 70 día(s)


Comentarios a este apunte
  1. Una reseña de Conchi Jiménez en el Blog del Observatorio del Libro y la Lectura en Extremadura: http://www.daefgsr.com/blogs/observatorio/?p=3993
    Manuzio. Comentario enviado hace 10 año(s) y 66 día(s). Valoración: 4.

  2. Otra reseña de interés de «Signatura 400» (cuatro cero cero, que no cuatrocientos) en el blog Melibro.com: http://www.melibro.com/signatura-400-sophie-divry-blackie-books/
    Manuzio. Comentario enviado hace 9 año(s) y 359 día(s). Valoración: -.

  3. Una reseña reciente (15-7-2013) de Sergio Sancor en «Libros y Literatura»: http://goo.gl/Mdsvr
    Moderador. Comentario enviado hace 8 año(s) y 70 día(s). Valoración: -.

Tu comentario

Tienes que estar registrado para poder dejar un comentario y haber accedido como lector.

 

Subir

RMBM. PrivacidadVentana emergente Aviso LegalVentana emergente Accesibilidad
© Ayuntamiento de Murcia, 2001- . Glorieta de España. s/n - 30004 Murcia-España. Tel.: 968 358 600